¿Qué pasará si el Gobierno sigue vaciando la hucha de las pensiones?

El sistema se basa en la pirámide poblacional, un modelo que cada vez responde menos a la realidad.
Con 8.700 millones de euros menos. Así empezó el mes de julio la ‘hucha’ de las pensiones en España. Se trata de un dinero que el Gobierno decidió usar para pagar la extra de verano. Es la mayor retirada de una sola vez hasta la fecha. Los números no salen. Desde 2012 los ingresos mensuales por cotizaciones no llegan para afrontar el pago y en el fondo de reserva ya solo quedan 25.176 millones, que fueron acumulados durante la época de bonanza. A este ritmo, a finales de 2017 podría no haber dinero.

“Esto es como romper la hucha de tus hijos. Empezaste a ahorrar porque el día de mañana pudieran disponer de ese dinero, pero de pronto un día rompes la hucha y lo usas para pagar otra cosa. Piensas que lo recuperarás más adelante, pero te estás engañando a ti mismo”. De esta manera tan gráfica lo explica Xavier Brun, director del Máster Universitario en Mercados Financieros de la UPF Barcelona School of Management. “Hoy puede que tus hijos no se enteren, pero cuando sean mayores y responsables te pedirán explicaciones”, añade el profesor.

El experto explica que el problema no llegará pronto, sino de aquí a diez o quince años, pero previsiblemente para entonces en el poder ya no habrá los mismos dirigentes. “Las pensiones se planifican a treinta años, mientras que al Gobierno solo le importan los cuatro siguientes”, observa Brun, en referencia a la duración estándar de una legislatura.

Así, según el profesor, el motivo que puede llevar al Gobierno a tomar una decisión como esta es que así consigue hacer disminuir el déficit público, algo que la Unión Europea lleva tiempo pidiendo a España. “Al sacar ese dinero, el Estado no se endeuda y el déficit mejora, pero esto puede ser pan para hoy, hambre para mañana”, sostiene.

De hecho, hace solo unos días Rajoy destacó desde Varsovia, donde se celebraba la cumbre de la OTAN, el esfuerzo de España para reducir el déficit. Como ha hecho otras veces, volvió a insistir en que el país se encuentra en un “buen nivel de crecimiento” y en que, según él, se está creando empleo.

Al fin y al cabo, para Brun, lo cuestionable es el modelo del sistema de pensiones: “Esto solo se aguanta si hay una pirámide poblacional. A medida que tenemos mejor salud, empezamos a tener un grave problema, porque hay más gente jubilada y menos sueldos para repartir entre más gente”.

Por eso, el gesto del Gobierno podría no ser un problema “siempre y cuando se cumplan dos condiciones suficientes y necesarias: crecimiento económico y aumento de la base piramidal”. Con la primera, el Estado podrá volver a endeudarse dentro de unos años, pero necesita la segunda para que pueda recuperarse y hacerse sostenible.

Brun defiende que es necesario “reducir los costes innecesarios, pero sin apretar más el cinturón de trabajadores y ciudadanos”. “¿Por qué necesitamos 300 personas dentro de un Congreso de los Diputados? ¿Y las duplicidades de organismos? ¿Y los coches oficiales? Hay muchas formas de recortar, lo que pasa aquí es que quien decide es juez y parte”, concluye el profesor.

Fuente: La Vanguardia