España entra en el club de los tipos de interés negativos