Sergio Heredia - 04/07/2013 - La Vanguardia

Durante un buen puñado de horas, los mercados han vivido con el corazón en un puño. En una sola jornada, le han salido mal los números a los datos de servicios chinos, se ha encarecido un 1% el barril de Brent, se han complicado las cosas en Egipto y se ha agravado la crisis de gobierno en Portugal, con la dimisión de dos ministros. Así que los mercados europeos –y por supuesto, el Ibex entre ellos- se han venido abajo. Durante un buen rato, hemos visto cómo el Eurostoxx cedía cerca del 2,5% (al final, ha sido el -1,27%), cómo Frankfurt se caía más allá del 2% (un -1,07% final) y cómo el Ibex rondaba el -3,5%, asomándose a mínimos anuales, para cerrar en –1,56%.

Nicolas M. Sarries - 20minutos - 01/07/2013

Los más de 55.000 millones de euros de fondos públicos empleados hasta ahora para recapitalizar la banca española podrían no ser suficientes. Hay aún 'agujeros' ocultos, y buena parte de los mismos se concentran en las carteras de créditos refinanciados, aquellos que las entidades han renegociado y aplazado su cobro forzados por la imposibilidad de los prestatarios de afrontar sus pagos.

Sergio Heredia - 17/06/2013 - La Vanguardia

La paradoja es que parece que todos se han puesto de acuerdo para sacar esto adelante. Y la pregunta: si al fin se han puesto de acuerdo, ¿qué han estado haciendo hasta ahora? En fin…

Cuando llega la temporada estival procuro dedicar mi tiempo libre a practicar la vela. En compañía de viejos amigos, solemos participar en algunas de las principales regatas que componen el calendario de la zona noroeste de España. El objetivo es sencillo: impulsados por el viento intentamos alcanzar con ventaja la línea de llegada. Aunque los barcos participantes son diferentes, el viento es aproximadamente el mismo para todos. Por tanto, en gran medida es la pericia de la tripulación la que marca las diferencias. Sin embargo, sin viento es absolutamente imposible avanzar y, por tanto, finalizar el recorrido establecido.

Sergio Heredia - 30/05/2013 - La Vanguardia

Qué susto, a primera hora del día. Japón no se fía de la Fed, ni siquiera se fía de su plan Abenomics, y eso le hace vulnerable. Aquí todos juegan al póquer, insinuando que tal vez los estímulos económicos se difuminen en los próximos meses, y eso desconcierta a los mercados. Tokio no ve claro si la Fed seguirá inundando de dólares los parquets, y por ese mismo motivo hemos amanecido con un Nikkei al -5% (segundo susto en una semana, tras el -7% del otro miércoles). Ayayay, se han dicho algunos.

Hace aproximadamente un mes, en este mismo espacio, reflexionaba sobre pequeños cambios que arrojaban una tenue luz al final de este largo túnel: leve mejoría en el sentimiento de los inversores hacia España –especialmente en los extranjeros–, moderada entrada de capitales foráneos, significativa mejoría en la balanza por cuenta corriente, aumento de nuestra productividad en relación con los países de nuestro entorno, etcétera.

Christian Torres - 20/03/2013 - el Economista

Este fin de semana hemos vivido un nuevo episodio de "¡sorpresa!", o de "aquí mando yo", sobre el concepto de prelación, independientemente de las reglas con las cuales todos los agentes económicos -inversores, emisores, reguladores, etc.- en principio nos debemos regir. Esta obra de teatro parece estar escrita realmente por algún extraterrestre. En la carrera nos enseñaron el funcionamiento y las reglas de juego en el mercado de capitales y nos introdujeron el concepto de prelación. Por si estaba confundido, he ido a la Real Academia Española para saber su definición y dice: "Antelación o preferencia con que algo debe ser atendido respecto a otra cosa con la cual se compara". Este vocablo proviene del latín praelatio, que significa prioridad.

Algo está cambiando. No es gran cosa, pero empieza a percibirse cierto cambio de sentimiento. Son pequeños detalles que, observados en su conjunto, modifican la perspectiva  general del observador. Algunos de estos detalles son insignificantes, triviales. Por el contrario, otros tienen más peso específico. Sin embargo, el contexto sigue siendo prácticamente el mismo. Es como cuando entramos en un restaurante que frecuentamos y han adaptado la carta a la nueva estación y cambiado los manteles. Todo es igual, pero la atmósfera es diferente.

Ana Palomares - 24/11/2012 - el Confidencial

Al contrario de lo que pueda parecer, las sicav no son solo para ricos. Las sociedades de capital variable se asocian tradicionalmente con los grandes patrimonios, que las utilizan como vehículo para canalizar sus inversiones, pero no son, ni mucho menos, un instrumento reservado a ellos. Existen sociedades abiertas a todos los partícipes a través de la que se puede aprovechar sus ventajas.

Algunas  cotizan incluso en el mercado alternativo bursátil e invertir en ellas es tan fácil como comprar una participación. La tributación por las plusvalías obtenidas es igual a la de los fondos de inversión o las acciones bursátiles (al tipo marginal del IRPF). Sin embargo, para poder aprovechar una de las principales ventajas de los fondos, los traspasos sin peaje fiscal, las sicav deben contar con 500 accionistas, como mínimo, y la mayor parte de las del Mab no los alcanzan.

El pasado 8 de Noviembre tuvo lugar la jornada "Perspectivas de la  Economia Española y los Mercados Financieros”, organizada por Solventis en el Real Club de Polo de Barcelona, donde D. Alberto Moro Súarez, Consejero Delegado de Solventis y D.Kyril Saxe-Coburg, Managing Director de GLG Partners expusieron su visión acerca de la situación de la Economía Española y como posicionar las carteras de inversión de acuerdo con el actual entorno macroeconómico.