La OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) es una organización fundada en 1960 por una asociación de trece países productores de petróleo con el objetivo principal de regular la producción y los precios del barril de crudo. La OPEP controla aproximadamente el 43% de la producción de petróleo mundial y el 80% de las reservas.

Toda la revolución que tenemos con Volkswagen se debe nada más y nada menos que a unos estándares de emisiones que deben cumplir los países. Estos estándares se centran en la emisión de gases tóxicos tanto en motores diésel como motores de gasolina.

A raíz de las últimas noticias sobre la evolución del precio de las materias primas, he querido desempolvar alguno de los artículos que escribí en su día sobre ellas y actualizarlos un poco para intentar explicar qué está ocurriendo.

Parece que el final de Grecia empieza a escribirse. Tanto para lo bueno como lo malo (sin entrar mucho en detalle qué es bueno y qué es malo).

Sinceramente, el posicionamiento de nuestras carteras no ha sido tanto sobre si Grecia saldría o no del euro, ya que esto es una apuesta, sino sobre el razonamiento subyacente a las inversiones.

Piensa en la acción ideal. Ahora cierra los ojos y piensa que características debería tener. Seguro que una de ellas ha sido: recompra de acciones o autocartera.

La razón es simple. Imaginemos que una empresa tiene dos activos: una máquina que vale 900 millones de euros y caja neta por importe de 100 millones. Entonces, la empresa tendrá un valor de 1.000 millones de euros. Si vemos que la empresa tiene un total de 100 millones de acciones, el precio de la acción deberá ser igual a 10 euros (1.000/100). El paso siguiente es ir a  ver la memoria y nos damos cuenta que tiene 20 millones de acciones en autocartera.

Como os prometí en mi anterior artículo, quiero compartir con vosotros el método de selección de valores de los grandes gurús de la inversión. Este método es puramente cuantitativo por lo que elimina del análisis cualquier elemento de carácter cualitativo. Desde mi humilde punto de vista es mil veces mejor el gestor y su intuición que esta preselección de valores, pero como mínimo es curiosa.

En este caso el método de preselección es el del gran Peter Lynch.

En un entorno de bajos tipos de interés donde la rentabilidad de los productos de renta fija a corto plazo tiene unos niveles nominales muy reducidos, os presento un breve resumen de una operación que hemos implementado recientemente, en su adecuada proporción, tanto en Solventis Eos Sicav (sicav de renta variable) como en Solventis Atenea Sicav (sicav de renta fija corto plazo) a fin de dar algo más de recorrido a esas posiciones de efectivo o más corto placistas, que teníamos en cartera con un retorno-riesgo que entendíamos que era muy atractivo. Es de advertir, que toda inversión tiene su riesgo y que no creemos ni en el free lunch ni en el la definición de tipo de interés libre de riesgo, sino más bien, que existen inversiones con menor riesgo a otras en términos de riesgo de mercado, de contraparte, de liquidez, operacional, legal, etc, pero algún tipo de riesgo siempre estará presente.

Leyendo el informe sobre US Oil and Gas Reserves study 2014 (ver http://bit.ly/1BW3JxS) me he topado con un cuadro de los que te da un montón de información. En concreto me responde la pregunta siguiente:

Como ya es sabido por la mayoría de vosotros, en el entorno actual resulta complicado encontrar oportunidades para invertir en renta fija, ya que si buscamos duraciones cortas, la mayoría de los activos están pagando rentabilidades casi nulas e incluso negativas. Por este motivo hemos buscado alternativas a la inversión en renta fija tradicional.

¿Se han planteado alguna vez comprar una empresa en situación de OPA para equipararla a la inversión en un bono?

Xavier Brun - La Vanguardia - 26/01/2015

En 2011-12, los distintos informes de analistas que caían en mis manos auguraban un escenario catastrófico si Grecia salía del euro. Vaticinaban un contagio a países periféricos, que a su vez llevarían al hundimiento de Europa y con ella, al euro. Los argumentos eran coherentes ya que gran parte de la deuda griega estaba en manos de bancos europeos, que al no pagarse provocarían un roto en sus balances. Hoy día ya se habla de posible salida de Grecia con total normalidad, incluso Merkel lo dice, y si ella lo dice es que ha dejado de ser tabú.

Página 1 de 3